Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

NO LE TEMAS A LA OSCURIDAD

Aunque desde afuera parece todo lo contrario el BDSM se trata sobre la experimentación, un juego consensuado de intercambio de poder entre dos o más personas que se basa en la confianza, el placer mutuo y el respeto.

Explorar el mundo del BDSM puede ser una excelente manera de salir de la rutina y la zona de confort, además de descubrir nuevos y mayores placeres.

 

Es una práctica sexual que se basa en la inmovilización del cuerpo por medio de ataduras . Estas ataduras pueden ser parciales, es decir solo una parte del cuerpo como las manos o puede ser todo el cuerpo.

Se puede utilizar cualquier material pero lo más común es: esposas, telas, cintas adhesivas, cuerdas y cadenas.

La persona dominante establece el marco de reglas que determinan el comportamiento del sumiso. De manera que si las rompe, debe pagar con un «castigo» por su mal comportamiento.

El placer que se encuentra cuando una de las personas involucradas ejerce control sobre la otra.

Este control se determina en reglas, mandatos, instrucciones, prohibiciones y sobre todo órdenes. Estas sin embargo son «ilusiones» ya que la persona sumisa previamente establece los límites.

El placer de esta práctica se obtiene al recibir o infligir dolor de tipo sea físico (cera caliente, azotes) o mental (humillaciones).

Quien inflige el dolor se conoce como sadista, y quien lo recibe es el masoquista.

LAS REGLAS BÁSICAS SON:

Comunicación: es necesario que las partes conversen sobre sus fantasías, preferencias y límites antes de empezar

Confianza: debemos entregarnos a la práctica y confiar plenamente.

Honestidad: es importante que exista la confianza para establecer los límites y expresar los deseos, no es recomendable acceder a nada solo por compromiso

Consenso: todo lo que hagan debe tener consentimiento y debe ser voluntario.

Primer Paso: Ecogé un rol

DOMINANTE

Es quien mantiene el poder de manera activa sobre la persona «sumisa». Actúa según lo desea mientras se mantenga dentro de los límites establecidos previamente.

Sumiso

Es a persona que queda a la voluntad del dominante, es quien se deja llevar. El rol sumiso es quién indica las reglas del juego así como la intensidad. Por eso se dice que al final es quien controla el juego y tiene el poder. 

Switch

Es una persona que puede interpretar cualquiera de los dos roles.

Segundo Paso: Palabra de Seguridad

Es conveniente definir una palabra que de inicio al juego y otra que lo detenga.

Elige algo sencillo y fácil de recordar.

Debés evitar las palabras comunes de uso durante el juego como «no» o «para» de tal manera que se elimine la confusión. Algunas ideas son «rojo» o «palabra segura» («Safeword»)

 

Tercer Paso: Lista de deseos y límites

Antes de ir a una tienda y comprar azotadores y ataduras, es mucho mejor entender primero que te parece excitante y que no. 

¿No sabés donde empezar? Podrías leer algunas historias de BDSM o ver algunos videos y entender que te va gustando. 

Una excelente idea es escribir ambas listas «deseos y limites», el tenerlo por escrito te fuerza a aclarar el panorama y permite tener una referencia fácil de accesar en caso de que necesiten refrescar la memoria.

Sugerimos crear esta lista de manera separada, así no hay influencias externas ni bloqueos de comunicación. Todo se vale.

Cuarto Paso: Los preparativos

Lugar

El arte de un plan de juego de BDSM es escoger un lugar para la acción. Puede ser un hotel o preparar uno o varios espacios de tu casa para la sesión. 

Podés sacarle partida a mesas, sillas, la ducha, la cama o unas escaleras.

Mientras tengás creatividad y te sintás seguro, estas listo para darle.

Vestimenta

Vestirte para el papel puede ser igual útil para preparar la escena. Por ejemplo, si sos el sumiso durante la experiencia, puedes probar una gargantilla, o una máscara y cola de gato, para representar tu voluntad de obedecer a tu «dueño» durante la sesión.

Accesorios

El BDSM es emocionante por sí solo, pero traer juguetes y accesorios puede llevar la diversión a OTRO nivel. Las ataduras, azotadores, tapa ojos, plumas, vibradores, paletas, bolas anales y lubricantes entre otro millón de posibilidades para «meterte en la vara» y descubrir más sensaciones y posibilidades.

Todo se trata de placer, así que comprate de cualquier cosa que te haga sentir bien a vos y a tu(s) pareja(s).

Últimos tips

Andá
despacio

Se puede planear por horas, pero igual en el camino vas a encontrar alguna piedra en el zapato y eso es normal. 

Por eso es importante ir lento y verificar poco a poco si las cosas que imaginaste excitantes al final si lo eran o no. 

El camino de BDSM es de auto aprendizaje y desarrolla muchísima complicidad si se hace con amor y respeto. Esta podría ser la diferencia en querer más BDSM o no querer hacerlo más en el futuro.

Tomate tu
tiempo

Es super facil irse de ride con el BDSM y queres probar de todo de una vez. El mundo kinky esta abierto 24/7 y se puede volver todo el tiempo. No es necesario hacer todo en una sola sesión.

Es mejor separar las fantasias en partes manejables, muchas cosas y experiencias nuevas al mismo tiempo pueden ser abrumadoras y disminuir la excitación a un punto que no es disfrutable.

Mantener una tensión adecuada es clave para que la experiencia sea tan buena como la imaginás.

Post-juego
(Aftercare)

Las conversaciones que se tienen luego de una experiencia son tan parte del sexo como el mismo acto.

Es un espacio para reflexionar preguntándose entre si qué fue lo que más disfrutó, si hubo algo que no le gustó y por ejemplo qué estaba pensando cuando durante un momento específico.

La intimidad verbal y la vulnerabilidad expresada después de la experiencia BDSM fortalecen el vínculo y esta es la atadura que más vale la pena.

Productos destacados

Abrir chat
💬 Necesitás ayuda?
Hola, como podemos ayudarte?